Los ojos son la ventana del alma, por lo que no es de extrañar que sean el punto focal de cualquier maquillaje que pretenda atraer toda la atención. Aprender cómo destacar los ojos con sombras puede parecer una tarea ardua, pero te la facilitaremos explicándote cómo maquillar los ojos paso a paso.

Amquillaje ojos paso a pasoFotografía: eyeshadow smoky with blue (license)

Paso 1: Elige los colores de sombras de ojos a utilizar.

En primer lugar, debes elegir el estilo de maquillaje que deseas y, a partir de allí, escoger cuáles son los colores a emplear. Por ejemplo, si deseas hacer un smokey eye, los tonos tradicionales son el negro o gris. No obstante, no estás limitada a estas opciones, también puedes utilizar colores menos dramáticos, como violeta, chocolate, café, rosa oscuro, cobre, verde oscuro, azul oscuro o púrpura.

Recuerda que a la hora de elegir los tonos de sombra de ojos debes tener en cuenta el color de tus ojos, de cabello y el tono de tu piel y no centrarte únicamente en el color de la ropa que planeas usar. Para maquillar tus ojos necesitarás al menos 2 colores coordinados de sombras de ojos. Un color más oscuro y otro más ligero. Según el color de tus ojos, puedes elegir cualquiera de estos colores oscuros, que acentuarán sus características:

Ojos azules: sombras azul oscuro, negro y gris o púrpura y ciruela.

Ojos verdes o avellana: negro y gris, verde oliva,  verde profundo, café, púrpura y violeta.

Ojos marrones:negro, gris, cobre y café.

Una vez que hayas elegido el tono de sombra oscuro, debes escoger el tono más claro. Una forma sencilla de hacerlo es utilizar los dúos o tríos de sombras que venden ya coordinados. Si posees sólo paletas extensas o sombras individuales, entonces escoge un color que sea unos tres tonos más claro que la sombra oscura y que armonice en vez de contrastar. Por ejemplo, para los violeta profundos, puedes combinar con una sombra lila; para los colores café, una melocotón claro, nude o champagne. Si quieres un efecto mucho más dramático, entonces utiliza un tono dentro de la misma gama pero bastante más claro.

Tip para un acabado perfecto: Usa siempre sombras de ojos en polvo. No utilices sombras cremosas pues son más difíciles de difuminar y mezclar.

Paso 2: Escoge un lápiz delineador de ojos.

Elige un lápiz delineador suave del mismo color o un tono complementario a la sombra más oscura. Puede ser un tono clásico, como el negro o el café pero también puedes experimentar con otros colores. Si deseas un look más dramático y pulido, utiliza delineador líquido pero si buscas hacer un smokey eye o un maquillaje más suave, prefiere los delineadores en lápiz.

Paso 3:Aplica un base sobre el párpado

Prepara el párpado a maquillar colocando una capa muy fina de base y sellando con polvos sueltos. Si vas a usar colores brillantes o muy claros, puedes aplicar una capa de iluminador o sombra blanca sobre el párpado. Esto te proporcionará un lienzo blanco para comenzar a maquillar y te ayudará a hacer un maquillaje preciso y exacto.

Tip para un mejor acabado: Si vas a utilizar sombras muy oscuras, como negros o grises profundos, prefiere aplicar la base sobre tu rostro después de maquillar tus ojos. Esto es para evitar manchar la base si cae un poco de sombra sobre el rostro. Si las sombras son claras, puedes aplicar la base del rostro primero.

Paso 4: Aplica el delineador de ojos.

Delinea cuidadosamente los bordes superior e inferior de cada ojo. Asegúrate de seguir la línea de las pestañas, cerca de la raíz. Rellena los espacios vacíos entre cada pestaña. Comienza trazando una línea muy fina desde la esquina interna del ojo, avanza hacia el rabillo del ojo engrosando un poco más la línea. Si alguna línea queda muy gruesa o pesada, puedes difuminar un poco ayudándote con un aplicador de esponja o un bastoncillo de algodón.

Tip para aplicar el delineador: delinear completamente un ojo pequeño puede achicarlo aún más. Si este es tu caso, delinea la parte inferior del ojo desde la mitad e ir avanzando hasta la esquina externa del ojo para hacerlos visualmente más amplios.

Paso 5: Aplica las sombras de ojos

Para aplicar las sombras de ojos utiliza brochas dedicadas a este uso en vez de aplicadores de esponja, te dará un acabado más profesional y te ayudará a difuminar. Utiliza una brocha más grande para aplicar primero la sombra más clara, extendiéndola por casi todo el párpado. Aplica una capa delgada hasta la base de las cejas, difuminando muy bien.

Luego, coloca la sombra más oscura con un pincel de sombras más pequeño. Comienza en la base de las pestañas con una capa un poco más gruesa y ve extendiéndola suavemente hacia arriba, hasta el pliegue del párpado, donde difuminarás con la sombra más clara. Recuerda que quieres que el color sea más intenso en la base de las pastañas y que se mezcle con la sombra más clara. La sombra más oscura debe ir sobre el pliegue del párpado, nunca más arriba.

Paso 6:Aplica el rímel

Utiliza el rizador de pestañas antes de aplicar el rímel. Esto hará que tus ojos luzcan más grandes y luminoso. Luego, aplica dos o tres capas de rimel, negro o café según el color de tu cabello. Coloca capas delgadas y permite que se seque antes de aplicar la siguiente para evitar la formación de grumos.

Paso 7: Termina tu maquillaje

Si ya aplicaste la base, entonces sella tu maquillaje con una capa delgada de polvos sueltos. En caso contrario, coloca la base y los polvos cuidadosamente. Si utilizaste sombras muy oscuras y dramáticas, entonces complementa tu maquillaje con un lápiz de labios de un tono suave y natural, para no robarle protagonismo a tus ojos.

Delinea y rellena tus cejas, utilizando un lápiz de forma normal. Termina aplicando sólo un poco de rubor de color claro sólo en tus pómulos. Ya estás lista para cualquier ocasión.